martes, 22 de junio de 2010

Estimulantes del SNC

LOS ESTIMULANTES
Entre algunos de los componentes de este grupo, se encuentran las primeras sustancias que se utilizaron en los inicios de abusos de fármacos, allá por los primeros años de este siglo. Incluso la utilización de DOPA (Dihidrofenilamina, un precursor de la Dopamina) y en base a sus efectos de estimulación cardíaca, parece que fué uno de los primeros fármacos, usados para mejorar el rendimiento.
El nombre del grupo deriva del favorecimiento de ciertas funciones orgánicas que causa la administración de este tipo de sustancias. Básicamente actúan sobre el sistema nervioso central y sobre órganos periféricos (sistema cardiovascular, aparato digestivo, aparato respiratorio, metabolismo, etc.). El grupo se puede dividir en cuatro subgrupos fundamentales:
- Anfetaminas y derivados: metanfetamina, dexanfetamina, clorfentermina, fenproporex.
- Derivados teofilínicos: cafeina.
-Derivados "intermedios" entre anfetaminas y teofilinas: encamina, fenitilina, fipexida, pemolina.
-Aminas simpáticomimeticas: efedrina, pseudoefedrina, fenilpropalonamina, norpseudoefedrina.
Efectos favorables sobre el organismo:
Aumento de la tensión, euforia, reducción de la sensación de fatiga,vasodilatación de los músculos esqueléticos,disgregación de glucógeno con aumento del glucosa en sangre, liberación de ácidos grasos de los depósitos
De los efectos ennumerados, los tres primeros actuarían sobre el plano físico con la posibilidad de realizar ejercicios físicos que estuvieran por encima del límite psíquico que cada uno se impone a si mismo.
El cuarto efecto, facilitaría la llegada de más oxígeno y glucosa al músculo, elementos básicos para su trabajo.
Los dos últimos permitirían disponer de mayores fuentes de energía para realizar el esfuerzo físico.
La anfetamina y derivados, se han usado como favorecedores del esfuerzo físico.
La efedrina a dósis elevada se ha usado con el mismo fin.
El grupo de los estimulantes, incluye también una droga de uso ilegal como la cocaína que es estimulante del sistema nervioso central.
También se incluye la cafeína, xantina presente en el café, té y refrescos de cola.
Efectos Secundarios:
La lista de efectos indeseables (o colaterales) que causan en general los fármacos de este grupo, es mucho más numerosa que los efectos favorables:
Agresividad, temblores, desasosiego, irritabilidad, dificultades para dormir, cansancio y depresión cuando se pasan los efectos, boca seca, dificultad para orinar, fallo respiratorio, hipertensión, taquicárdia, arritmia cardíaca, vaso constricción cutánea, sudoración excesiva y alteración de la regulación de la temperatura corporal.
La sobredósis puede originar convulsiones, colapso y muerte.
Cuando se usan de manera continuada los estimulantes, los efectos secundarios que pueden ocasionar son:
Tolerancia, ansieda, dependencia, enfermedades psiquiátricas (psicósis tóxica)
En el tratamiento del asma se usaban con frecuencia, antiguamente, la adrenalina efedrina y norprenalina. Ahora se han visto superadas por los beta-adrenérgicos (salbutamol y similares) y solo se usan en casos de urgencia.
La anfetamina y dexanfetamina poseen el efecto de disminuir el apetito por lo que se utilizan en tratamientos para la obesidad, sin embargo, hoy en día no tienen ninguna indicación terapéutica en medicina.
Los derivados anfetamínicos (clorfentermina, fenproporex, etc.) si se emplean en medicina, no son recomendables para los tratamientos de la obesidad por desarrollar tolerancia y ser todos estimulantes del nervioso central.
La efedrina se usa en medicina como componente de muchos preparados contra la tos, su efecto es dilatar los bronquios.
No es aconsejable la utilización de ningún producto contra la gripe, resfriado o fiebre del heno sin comprobar previamente, que no contiene ningún estimulante.
Hoy en día, cualquier desongestionante nasal, lleva en su composición algún estimulante.
Las gotas o aerosoles permitidos son los que incorporan oximetazolina, bromuro de ipatropio, nafazolina, tetrahidrozolina y xylometazolina.
Hay que decir que no existe ninguna justificación médica para utilizar , sustancias de las incluídas en el grupo de los estimulantes.
Su uso solo puede responder a la clara intención de doparse o a una equivocación.
El posible error de ingerir una sustancia estimulante, que forme parte de un descongestionante nasal, preparado antigripal o anticatarral, no tiene disculpa posible.
Siempre se deberá consultar la lista de preparados farmacológicos a tal fin y se deberá pedir consejo al médico particular de cada uno.
El automedicarse siempre es un mal hábito.
Si estuviera justificada la utilización de estos preparados, la obligación del medico para con su paciente es la de controlar de manera estricta su consumo, asi como la del paciente y familiares tratando de evitar mayores daños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada